De los días de pueblo y de desconexión

lunes, 27 de abril de 2015

Imagen: Morgan Sessions para Unsplash
Hay momentos en los que le pides a la vida silencio y sólo te da ruido, en los que lo saltarías por la ventana pero el pestillo se ha encallado... Hay momentos en los que necesitas bajarte y, quizás, esperar al siguiente tren que pase para reenganchar donde lo dejaste. Hay momentos en los que hay que coger distancia para poder ver bien de cerca.

El día que me fui al pueblo por semana santa decidí desconectar de ciertas cosas y reconectar con muchas otras, entre ellas yo misma. Desde entonces he pasado unas semanas extrañas, peculiares, donde he puesto patas arriba media vida y he puesto en pause la otra mitad.


Y es que estar unos días, quizás un par de semanas, en el limbo dedícandote al arte de contemplar el mundo que te rodea está bien. Miento, está muy bien. Y me ha sentado de maravilla, no te voy a engañar. Pero éste estado mental que suelo asociar con el pueblo (aislamiento, slow life, desconexión de la vida de ciudad...) es, a la par que beneficioso, peligroso. 

El limbo te seduce con palabras dulces, te arrulla con su sinruido-sinprisas-sinagobios mientras te acomoda en su sofá más mullido para que te amodorres y veas la película de tu vida pasar con un bol de palomitas en la mano y toda la coca-cola que quieras. Para que la veas pasar como espectador, no como protagonista.

Así que aquí estoy de nuevo. Me he sacudido la pereza y he sorteado las mil exucusas que me impedían escribir está primera entrada. Tengo que reconocer que mientras estuve en el limbo no he echado de menos nada de nada el mundo blogger. Sin embargo, después de haber vencido el más duro de los obstáculos -uno mismo- reconozco que sí, que tenía las ganas de volver un poco enterradas pero aquí están, que realmente me apetece.

Nos vemos... no sé cuando. Todavía no tengo claro si prepararme un calendario editorial con días fijos de publicación o ir un poco por impulsos, pero nos leemos en breve, eso dalo por sentado ;)

Abrazos con extra de entusiasmo,

PD: he decidido que por el momento no habrá más newsletters mensuales de Little Haggi, lo que sí que seguirá habilitado es la suscripción por mail para recibir cada entrada en tu correo electrónico.











14 comentarios:

  1. Como te he contado por email te entiendo perfectamente y me alegro muchísimo de que estés de vuelta <3 ¡Echaba de menos tus posts!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras bonitas, Julia! :) Un abrazo enorme!

      Eliminar
  2. La verdad es que cuando me tomo unos días de desconexión, tampoco echo de menos el mundo blogger, ni internet en general. Me alegra tu vuelta, y me alegro de que te fuera tan bien esa visita al pueblo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando desconectamos hay que hacerlo pero bien ;)

      Eliminar
  3. Re-bienvenida al mundo virtual! De vez en cuando viene bien aislarse un poco de todo esto (y de todo en general) para reconectar con la vida. Yo me lo estoy pensando...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Beatriz! No va nada mal desconectar por un tiempo, después de todo es algo que hacemos por puro gusto y si se convierte en obligación o casu estres... malo!

      Eliminar
  4. Cuanta falta hace desconectar del todo, yo hace tiempo que posteo cuando me apetece y lo programo para que se publiquen en tres dias a la semana fijos, tenemos que disfrutar de lo que hacemos, si esto cambia no merece la pena!!
    Un beso enorme y bienvenida!!
    A disfrutar!!
    Nika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que organizada Veronica! Desde luego es la manera, escribir del tirón cuando estás inspirada y luego ir programandolas para aparezcan de poquito a poco. A ver si lo consigo yo también :)

      Eliminar
  5. A mi la semana santa también me ha dejado un poco KO! jajajja! Ánimo! A veces en la vida (y en todo) hay que hacer una pausa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces no sabes cuánto necesitas unas vacaciones hasta que te las tomas! ;)

      Eliminar
  6. Me parece estupendo, Jessica. Esto lo hacemos por placer, para disfrutar y si se convierte en una obligación pierde toda la gracia. Yo por aquí te espero. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Bienvenida de nuevo Jessica, se te ha echado de menos :*

    ResponderEliminar